TwitterFacebook RSS Feed
Los bonos de bienvenida han muerto en España.
JUEGA CON RESPONSABILIDAD
Recogemos cookies
En esta web, como en la mayoría de webs, se recogen cookies y datos de navegación de quien la visita, por motivos técnicos o publicitarios. Si continúas navegando por esta web, nos estarás dando tu consentimiento a recoger dichos datos. Si quieres saber cómo se recogen, cómo se tratan dichos datos, o quieres cambiar la configuración, en cualquier momento, pica aquí,en nuestra política de cookies.

AVISO LEGAL
La ley española dice:
  • Los menores de 18 años tienen prohibido jugar o apostar online.
  • Está prohibido mostrar publicidad sobre juego online a los menos de 18 años.
  • Si juegas, debes jugar con responsabilidad
Esta web muestra, entre otros contenidos, información sobre casas de apuestas. Por tanto, la ley prohibe a los menores de 18 años acceder a esta web.
Declaro que soy mayor de 18 años y acepto las cookies

NO

martes, 28 de septiembre de 2021

¿Por qué las apuestas del estado no crean adicción al juego entre los jóvenes españoles?

apuestas del estado, alas ángel

Como ya hemos comentado en varias ocasiones en este blog, el gobierno de España emitió un Decreto-Ley, urgente, por supuesto, como todos los decretos-ley, por su importancia y para evitar las pésimas consecuencias que el decreto con acierto quiere subsanar, para evitar que los jóvenes cayeran en las redes de la ludopatía o adicción al juego. En el post que escribimos a continuación, os explicamos por qué la lotería nacional, las apuestas del estado y los juegos de la ONCE ( organización nacional de ciegos de España ) son incapaces de producir adicción como sí lo hace cualquier otra apuesta que se realice en una casa de apuestas privada, online o presencial.


La protección de los vulnerables ante el juego


Como decíamos anteriormente, la medida de urgencia que creó el Gobierno para evitar arruinar la vida de miles de jóvenes y otros individuos dignos de proteger, fue la prohibición de la publicidad de las apuestas. Se trataba de algo muy importante y urgente, por lo que ya en mayo de 2021, se prohibieron los bonos de bienvenida y llevaron a la ruina a bastantes autónomos y pequeños empresarios, como el de este blog. No importaba la ruina de estos trabajadores si lo que se protegía era la salud mental de miles, tal vez cientos de miles o millones de jóvenes que estaban en la cuerda floja de caer en la ruina por culpa de la ludopatía que los acechaba.

Los grandes medios de comunicación tienen trato especial


También era importante eliminar la publicidad de todos los sitios, y arrinconarla a las catacumbas de la programación televisiva y radiofónica, pero esto ya no era tan urgente, pues ya no eran autónomos los afectados sino grandes corporaciones subvencionadas por el gobierno para controlar la opinión pública. En este caso, la economía de estos grandes medios de comunicación era un bien preciado que había proteger un poco más, aunque por el camino pudieran caer algunos jóvenes en el pozo de la indigencia de las apuestas. Todavía podemos ver y escuchar en la radio los publireportajes de por ejemplo, la casa de apuestas Betfair, a la que no le he temblado el pulso para dejar en la calle, tirados y arruinados a no pocos pequeños trabajadores. Eso sí, no ha habido reducción del presupuesto para publicidad de esta casa de apuestas, simplemente han destruido puestos de trabajo y el dinero que se ahorran se lo entregan a grandes medios de comunicación para hacer a los ricos más ricos. Vamos, lo contrario de lo que pregonan partidos políticos del gobierno. Nada nuevo bajo el sol.

Las apuestas del estado son inocuas para los vulnerables y no crean ludopatía


Pero vayamos ya al tema que nos ocupa. Se ha prohibido la publicidad de las casas de apuestas, arrinconándola lo máximo posible para que los jóvenes no la vean, pero sólo la publicidad de las empresas privadas. Esto nos lleva a la certera conclusión de que el gobierno considera que el juego, apuestas, loterías, que ofrecen las empresas públicas, loterías y apuestas del estado y la ONCE, no crean adicción ni ludopatía. Lógico, el decreto-ley es para proteger a los más vulnerables del maligno juego que puede arruinarles la salud mental, y como de la prohibición se excluye a las empresas estatales, se sobreentiende que las apuestas y loterías de titularidad pública son inocuas para los más vulnerables, según el gobierno. Pero como sabemos, los que nos gobiernan, están en posesión de la verdad más absoluta, de lo que se concluye que las apuestas controladas totalmente por el estado, son un elixir de la eterna juventud, quiero decir, más inofensivas que un placebo.

¿Por qué el juego privado sí provoca ludopatía?


Y ahora, lo que me gustaría analizar es el motivo de por qué lo mismo, el juego, es maligno si es ofrecido por empresas privadas y es inocuo si lo ofrecen empresas públicas. Las empresas públicas que ofrecen juego, también tienen la obligación de decir que juegues con responsabilidad, sólo para mayores de 18 años, blablabla, pero pueden aparecer sin problemas en la televisión o en cualquier sitio. ¿Será que al ser públicas, los niños no ven esta publicidad por algún tipo de magia que desconozco? No, seguramente no es eso.

El motivo es siempre el mismo: intereses personales y dinero


Mi opinión personal, y tal vez el que lea esto también pueda estar de acuerdo, es que no es que el juego público no es dañino y el privado sí. La cuestión radica en qué es más importante para el gobierno, y en consecuencia para el estado: ¿la salud mental de los vulnerables o los intereses propios del estado? En este caso, el interés del estado es la enorme cantidad de dinero que dan las apuestas y loterías del estado a la hacienda pública, y por ende, a los bolsillos de muchos políticos y amiguetes. El juego privado da dinero, pero no tanto, por lo que la protección de los infantes es más importante. Pero las apuestas del estado dan mucha pasta, y en este caso, la salud mental de los vulnerables queda en segundo plano.

Los intereses del estado por encima de los de los ciudadanos


Es algo que podemos ver continuamente en las leyes: primero los intereses del estado ( los intereses particulares de los políticos ) y luego, si no hay más remedio, los intereses de los ciudadanos. La prohibición y limitación al máximo de la publicidad de las apuestas no es otra cosa que propaganda electoral, que queda muy bonita, que es falsa, como siempre, y que de paso, deja a muchos trabajadores sin empleo y en la ruina, cosa que les importa bien poco porque ellos siguen cobrando sus sueldos millonarios sin pegar un palo al agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario